Noticias

martes 14, abril de 2015

Ladrillo, autogestión y lucha

En La Boca, 33 familias organizadas en la COoperativa de Vivienda Los Pibes, alcanzanron el sueño de la vivienda propia. La inauguración fue el 22 de marzo, cumpleaños de Martín Oso Cisneros, primer presidente de la cooperativa, asesinado hace diez años. Crónica de una tarde con aroma a victoria. Por Martina Noailles y fotos por Daniel Otero y Joham Ramos

Ladrillo, autogestin y lucha

Techo: del latín tectum, recubrir, cubrir, proteger.

 
Las sonrisas no entran en los cuerpos. Las miradas, limpias, se reconocen bajo el cielo hoy tan celeste como sus remeras. Van, vienen, muestran. “Finalmente acá estamos, esto es nuestro, tenemos casa propia, costó pero lo logramos”, gritan sus pechos inflados de alegría y orgullo: “Queremos que Covilpi sea ejemplo, demostrar que con lucha y organización se puede”. Son hombres, son mujeres –en su mayoría-, son niños y en cada panzota –unas cuantas-, son futuro.
 
El día elegido para correr el telón y cortar la cinta imaginaria fue el 22 de marzo. Y n esto no hubo ni un poco de azar. Si no lo hubieran asesinado, Martín “El Oso” Cisneros cumpliría 55 años. Nadie lo olvida. ¿Cómo hacerlo, no?. Está más que presente. El Oso son los cimientos de este lugar. Está en las banderas, las remeras, las fotos que se reparten por las paredes del edificio a estrenar. La voz del Oso se escucha en cada relato, en cada agradecimiento, en cada discurso. Y hasta en su canción, esa que cerró la jornada tragando saliva. Sobre un escenario donde no cabían los 33 de tan anchas las gargantas.
 
Abajo, cientos de invitados abrazaban con la mirada. Algunos, con sus experiencias hermanas en el puño, como los miembros de la Federación Uruguaya de Vivienda y los representantes de los gobiernos de Venezuela y Bolivia. Otros, con las luchas de la Ciudad y el país, como los hombres y mujeres del MOI, el FPDS, el Evita, la CTEP. La pelea contra el negocio inmobiliario en La Boca también estuvo presente con el Grupo de Vivienda y Hábitat y ese heterogéneo La Boca Resiste y Propone que salió a la calle para sembrar futuros para los pibes del barrio. También estuvieron con sus remeras blancas quienes resisten su desalojo de Pavón 4100 y ven en Covilpi una utopía hecha realidad.
 
Este es un logro de todos los que lucharon y pelearon en estos años, de los 33 que asumimos el compromiso de que se conozca, pero también de los que se quedaron en el camino cuando parecía imposible avanzar. No tenemos que olvidar que la vivienda digna es nuestro derecho y ustedes tienen que seguir peleando para lograrlo”. Patricia Maidana habla desde un micrófono que amplifica el sentir de sus compañeros. Es la presidenta de la Cooperativa. La última. Pero a su lado sonríe Alicia, la anterior. Y Luciano, Ángeles, Johny, Quique, Isabel, Pacha, Sandra, Daniela, Romi, Ale, Leo... Y más allá, en la pared, está Cacho con su Chatarra gigante, ese que reflejó en dibujos un pedazo de esta historia.
 
También está Jaime Sorín, que se puso el traje de arquitecto de esta obra popular desde que Brin y Pedro de Mendoza era un terreno baldío con pastos que se escurrían por las paredes. Y los acompañó con ladrillos, revoque y paciencia. Mucha paciencia. Doce años de paciencia y cascos amarillos. Hasta que Covilpi fue esta Covilpi, esta que sus miembros muestran a quien quiera ver y mirar. Por eso, el día del festejo las visitas guiadas se multiplican. Los 33 abren las puertas de sus casas, esta es la cocina, estas son las habitaciones y los ventanales que dejan entrar el sol. Por acá el baño. Mío, de mi familia. Ya nada de compartir entre otras 20 personas como en los conventillos donde siempre vivimos. Ahora tengo mi refugio, luminoso, aireado, con balcón y con toditos los servicios.
 
Quedan 700 mil conciudadanos con problemas de vivienda. Y eso muestra que se puede”, dijo bajo sus anteojos de marco grueso el arquitecto, que no se olvidó de reconocer a los obreros que pusieron el cuerpo y que, como el resto, tuvieron que tener paciencia cada vez que el IVC retrasaba las partidas para pagar los avances y todo se frenaba. Una constante en esta década. Un Instituto para la Vivienda con arcas vacías y vaciadas para la 341, esa ley que permitió construir estos techos a pesar del propio organismo. Esa ley que pensó la construcción colectiva y popular –sí, sin empresas- como salida a la gran crisis habitacional que atraviesa a la Ciudad más rica del país. Esa ley que permite construir bien, bueno y barato y que, claro, va en contra de los negocios y la especulación inmobiliaria, tan en boga en este La Boca de conventillos, casas tomadas, incendios al que quieren estampar el nombre de Distrito del Arte. Acá ya hay arte. Y también hay lucha. Y Covilpis que quieren contagiar.
 
Del árbol de Covilpi nacen llaves y llaveros. Las llaves son para los flamantes dueños de estas 33 viviendas de 3 y 4 ambientes, en este edificio de 4 pisos y miles de historias. Los llaveros, para los amigos, como recuerdo de esta jornada compartida, de esta pelea de doce años ganada. Porque como dijo Lito Borello “de alguna manera, la concreción de las viviendas, tiene sentido porque tiene sentido construir una sociedad distinta”.

 

Comentar
Nombre
Email:
Comentario
Validación
Por favor escriba las palabras que ve en la imagen de arriba.
Comentarios (1)
Alicia | 2015-04-19

Podrian contactarme con la Asociación soy otra excluida de Casa Amarilla y quería ver si cave la posibilidad de eingresar aqui, ya supero los 51 años y no hay planes para mi. La falta de vivienda, los precios exsorvitantes y la concentración de propietarios con muchos inmuebles es vergonzosa. Muchas Gracias Alicia

Videos

Destacados

Por la espalda

Por la espalda

EDITORIAL DE LA EDICIÓN DE ENERO DE 2019. POR HORACIO SPALLETTI 

Convencido del rumbo elegido por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el presidente Mauricio Macri no dará marcha atrás con la resolución 956/2018, esa que autoriza a las fuerzas de seguridad a disparar por la espalda sin siquiera dar la voz de alto. Esa que para muchos es un mecanismo de control social extremo de los sectores más desfavorecidos económicamente.

Imprentas del pueblo

Imprentas del pueblo

Así llamó Rodolfo Walsh a las paredes que, desde cada rincón del país, levantan la voz, luchan, denuncian, aman. Y La Boca es uno de esos barrios que de pintadas sabe, y mucho. Con su identidad y su historia empuñando brochas, aerosoles y pinceles, el Tercer Encuentro de Muraleros “Freddy Filete Fernández” sumó otros 30 muros al acervo popular barrial.  Por Facundo Baños

Visibilizar para humanizar

Visibilizar para humanizar

 En las veredas de Buenos Aires, la ciudad más rica del país, viven más de 4 mil personas. Doscientas de ellas, en Barracas y La Boca. Así lo determinó el censo popular realizado en mayo por decenas de organizaciones sociales. El Gobierno porteño reconoce un aumento del 23% el último año, aunque sólo contabiliza 1066 personas en situación de calle. Por Juan Manuel Castro   

EdiciÓn Impresa

Twitter


Agenda Cultural

Domingo de fiesta en el Circuito

El próximo domingo 2 de junio, desde las 14, se realizará la primera fiesta del año en la puerta del Circuito Cultural Barracas, una oportunidad para compartir con vecinos, vecinas e instituciones del barrio una tarde a puro baile. 

 
Vendrán a compartir: LaColectiBA + Factorial + La Chancha Coqueta + Oli-Lú + Cocholate Corazón que Late + Misión Mecopo Mercado de Consumo Popular Barracas + Hierbabuena- Cosmética Artesanall + Colombinas + Artimania Ropas + A.mar joyería en plata + PBT títeres para jugar + Archivo Histórico Enrique H. Puccia - Asociación Fraga + Junta de Estudios Históricos + CESAC n° 16 + + Editorial Tierra del Sur + Habia una vez + Bibliotecas Populares Del Escaramujo + Grupo Scout Cnel Pringles + Táva + Club Barracas Junior + Cerámica Artesanal Taller Pasco + La Usina Barracas + La Chica de los Cactus + "Yo memoricé todo" Una historia escrita de Memoria de Carolina Ghigliazza Sosa, entre otres. 
 
La música estará a cargo del ensamble de percusión u circuito en banda. 
 
En caso de lluvia, se reprograma para el domingo 9 de junio. 
Diseño y Desarrollo: El Webstudio