Noticias

jueves 11, octubre de 2007

Se intensifica la persecución a la cultura popular

El próximo sábado 20 de octubre se realizará una jornada cultural en reclamo por la apertura de la casa de la cultura "Compadres del Horizonte" que fue clausurada el 29 de septimbre pasado.  Del encuentro participarán distintos artistas populares e integrantes de centros culturales independientes de la ciudad que estan atravesando la misma lucha.

 

El sábado 29 de septiembre, la casa de la cultura "Compadres del Horizonte" fue nuevamente clausurada. Los constantes cierres ponen en jaque la vida del proyecto y, hoy aun más, la continuidad del lugar está seriamente amenazada. Por eso, una semana después, algo más de 70 personas, en su mayoría integrantes de organizaciones sociales, políticas y culturales, respondieron a la convocatoria de Compadres y se juntaron en apoyo a este espacio ubicado frente al Hospital Garrahan, en el barrio Parque Patricios. 


"Desde hace un año venimos diciendo que si siguen las clausuras la casa de la cultura 'Compadres del Horizonte', se cierra... y con ella un espacio plural y colectivo que intenta aportar a la integración del barrio, de los vecinos y las organizaciones culturales y sociales... un proyecto que desde abajo intenta construir una sociedad más justa... Ese día llegó y hoy Compadres está cerrado", afirmaron los integrantes de la casa en un comunicado que difundieron durante la semana, convocando a una jornada para defender la continuidad del espacio.


Algo más de 70 personas respondieron al llamado y concurrieron a la casa donde funciona el centro cultural, frente al Hospital Garrahan, en el barrio Parque Patricios. Entre ellas vecinos, artistas e integrantes de organizaciones sociales, políticas y culturales de la zona, como las asambleas de San Juan y Entre Ríos, la de Plaza Dorrego, el centro cultural Giribone, la Coordinadora por un Subte Público y Espacio de Cultura y Política Popular El Cid.


La justificación de la nueva clausura fue que el lugar no esta habilitado para realizar fiestas y recitales. No era la primera vez que pasaba. Desde el 27 de agosto de 2006, las fajas rojas y blancas del Gobierno de la Ciudad deslucieron la entrada de la casa en más de una oportunidad. La respuesta era inmediata, los inspectores se iban y el espacio volvía a abrirse.

"Hace más de un año que veníamos resistiendo las clausuras, aún cuando significara que varios de nosotros acumulemos una infinidad de causas contravencionales", explicaron algunos integrantes de Compadres.


Con la última clausura, el juez que atendió en la causa dictó una "probation", que compromete a Compadres a buscar una figura legal que los autorice a efectuar espectáculos artísticos, y los inhabilita para hacerlos hasta que no la consigan.

"Prohibirnos hacer este tipo de actividades es prácticamente decretar el cierre de Compadres, porque los fondos que recaudamos así son los que nos permiten autofinanciar el espacio. Y violar una 'probation' es un delito penal, lo que significa básicamente que si lo hacemos podemos ir presos", afirmó Lucía, una de las integrantes que fundó la casa.


Compadres es una asociación civil sin fines de lucro, pero las fiestas, peñas y recitales son lo que le permite pagar el alquiler de la casa, financiar los talleres gratuitos que ofrece y sostenerse desde la autogestión. En la casa funciona el espacio "Juanito Laguna", donde alrededor de 50 chicos meriendan y participan del apoyo escolar, los talleres de educación popular, y los artísticos y deportivos. Además, Compadres brinda talleres para adultos y adolescentes, y cuenta con una biblioteca popular.


"Nosotros tenemos que explicar por qué estamos cubriendo un bache de algo que el Estado en esta zona abandonó completamente. No se encarga de la salud preventiva, no se encarga de la educación de los chicos de la cultura, no se encarga de lo deportivo. El merendero está reconocido por el Gobierno de la Ciudad, la biblioteca por el Plan de Bibliotecas Populares, la Legislatura Porteña nos declaró de interés cultural; pero nos mandan inspectores todos los fines de semana, sistemáticamente", sostuvo Mariano, otro de los integrantes de Compadres.


"Preocupados igual por encontrar una salida -continuó Mariano-, buscamos habilitar la casa, pero no hay en la Ciudad de Buenos Aires una figura legal que encuadre la actividad de un centro cultural autónomo. Nos proponen que nos inscribamos como un club cultural, pero nosotros no somos un club cultural, no tenemos fines de lucro."


Por ahora: "La propuesta es sacar a Compadres a la calle. Ya que nos clausuraron, salimos nosotros”.

Fuente: ANRED

 

Comentar
Nombre
Email:
Comentario
Validación
Por favor escriba las palabras que ve en la imagen de arriba.

Videos

Destacados

Ni una menos en cuarentena

Ni una menos en cuarentena

El Centro de Justicia de la Mujer registró en mayo un aumento del 240 por ciento, respecto al mismo mes de 2019. El 9% de las agresiones denunciadas en las oficinas de La Boca implicaban un riesgo altísimo para las mujeres que pidieron ayuda y el 26% un riesgo alto.

Por Lucrecia Raimondi

Triste, solitario y final para La Flor de Barracas

Triste, solitario y final para La Flor de Barracas

Cierra sus puertas el querido bar notable de Avenida Suárez y Arcamendia, una de esas esquinas donde se respiraba cultura. “El coronavirus, con la extensa cuarentena que trae como consecuencia, termina de asfixiar nuestra actividad”, informó la familia Cantini a través de un comunicado en sus redes. 

 

Operativo DetectAr: denuncian falta de protocolos en la Villa 21-24

Operativo DetectAr: denuncian falta de protocolos en la Villa 21-24

Vecinos y vecinas de la villa 21-24 reclamaron frente a la Casa de la Cultura, ubicada en Iriarte 3500, que se cumpla con el protocolo de aislamiento a quienes se les hizo el test ayer y están desde anoche en una sala del hospital Ramos Mejía junto con los pacientes confirmados como Covid-19 positivos.

 

EdiciÓn Impresa

Twitter


Agenda Cultural

Diseño y Desarrollo: El Webstudio