Noticias

lunes 4, febrero de 2013

EDITORIAL

Casas vacías

Por Martina Noailles
En Arzobispo Espinosa 351 hay un edificio grande y colorido. El complejo fue construido por el Gobierno de la Ciudad en 2006 para funcionar como vivienda transitoria de las familias que habitan los inhabitables conventillos de Suárez 1061 y Rocha 1031/1033, ambos propiedad del IVC. A Espinosa serían llevadas mientras las destartaladas edificaciones de chapa eran demolidas y, en sus terrenos, el Gobierno construía viviendas dignas. Pero eso nunca pasó.

 

 

Uno de los motivos fue la presión de tinte discriminatoria de algunos vecinos de Catalinas Sur que, por 2007, se negaban a que el inmueble sea vivienda de quienes habitan en conventillos. Aquellas gestiones, que incluyeron cortes de avenida y reuniones en el IVC, fueron la excusa perfecta para congelar el proyecto.
 
Así, mientras las 54 viviendas siguen vacías, la emergencia habitacional en La Boca crece día a día.
 
La jueza de la Ciudad, Patricia López Vergara, es quien tiene a cargo la causa que investiga las irregularidades y la inacción del Programa de Rehabilitación del Hábitat de La Boca, a cargo del Instituto para la Vivienda.
 
En diciembre, la jueza decidió hacer una audiencia pero en lugar de elegir su oficina, citó a los funcionarios en el complejo de Espinosa. Allí, frente a personal del IVC, el asesor tutelar Jorge Bullorini y miembros de la Defensoría del Pueblo –denunciantes en la causa-, se realizó la audiencia y una inspección judicial.
 
La jueza comprobó que las viviendas están en un 95 por ciento terminadas y que sólo faltan el final de obra y la instalación de luz y gas. Tras escuchar los argumentos de los funcionarios que, claramente, “tocaban de oído”, intimó al IVC a presentar con urgencia los planos, el final de obra y el alta de los servicios.
 
Los funcionarios dieron plazos insólitos (meses para armar los planos, por ejemplo) y desplegaron un abanico de excusas: que no encuentran el expediente administrativo, que todo comenzó en otra gestión y que el lugar no fue habilitado porque no respeta las medidas de los códigos de edificación. Rápida de reflejos la jueza les retrucó: “Tampoco los conventillos de Suárez y Rocha cuentan con habilitación alguna”.
 
Cuando desde el IVC intentaron cuestionar las condiciones habitacionales de Espinosa, como nuevo argumento para no dar vivienda transitoria a las 50 familias, López Vergara los invitó uno por uno a mudarse a alguno de los conventillos de La Boca “a ver si ahí pueden vivir”.
 
Tras la feria judicial, el Gobierno porteño deberá responder las medidas ordenadas por la jueza. ¿Qué nuevas excusas inventarán?

 

Comentar
Nombre
Email:
Comentario
Validación
Por favor escriba las palabras que ve en la imagen de arriba.
Comentarios (2)
Marta A. Godoy | 2013-03-24

Gracias por informarnos.. Se repite la vieja historia, el HABLAR Y PARLOTEAR DE LOS FUNCIONARIOS Y CON ESO CONFORMAN A LAS ESPERANZAS DE LOS RELEGADOS Y ASI VA E MUNDO GUIADO FOR FALSAS ESPERANZAS. Pero..... los funcionarios sirvientes del poder global MIENTEN AL INFINITO Y...... LOS VECINOS DE CATALINAS SUR LLEVADOS POR PREJUICIOS , FATA DE AMOR POR EL OTRO LES HACEN EL CALDO GORDO La jueza correcta pero..... no olvidemos que la justicia es tuerta y mira no con los dos ojos.

carlos | 2013-03-22

yo vivia en el barrio catalinas en esa epoca y fue una verguenza como se unio todo el barrio y hasta corto almirante brown para que no se pudiera habitar el edificio, sobre todo la gente cercana que decia que no queria a esa gente cerca, como si ellos fueran mejores, no se dan cuenta que el barrio catalinas pertenece a \"la boca\" se creen mejores que los demas como si vivieran en un country, la verdad eso decidio que yo me fuera del barrio y me mude sobre alte brown

Videos

Destacados

Ni una menos en cuarentena

Ni una menos en cuarentena

El Centro de Justicia de la Mujer registró en mayo un aumento del 240 por ciento, respecto al mismo mes de 2019. El 9% de las agresiones denunciadas en las oficinas de La Boca implicaban un riesgo altísimo para las mujeres que pidieron ayuda y el 26% un riesgo alto.

Por Lucrecia Raimondi

Triste, solitario y final para La Flor de Barracas

Triste, solitario y final para La Flor de Barracas

Cierra sus puertas el querido bar notable de Avenida Suárez y Arcamendia, una de esas esquinas donde se respiraba cultura. “El coronavirus, con la extensa cuarentena que trae como consecuencia, termina de asfixiar nuestra actividad”, informó la familia Cantini a través de un comunicado en sus redes. 

 

Operativo DetectAr: denuncian falta de protocolos en la Villa 21-24

Operativo DetectAr: denuncian falta de protocolos en la Villa 21-24

Vecinos y vecinas de la villa 21-24 reclamaron frente a la Casa de la Cultura, ubicada en Iriarte 3500, que se cumpla con el protocolo de aislamiento a quienes se les hizo el test ayer y están desde anoche en una sala del hospital Ramos Mejía junto con los pacientes confirmados como Covid-19 positivos.

 

EdiciÓn Impresa

Twitter


Agenda Cultural

Diseño y Desarrollo: El Webstudio