Noticias

lunes 20, abril de 2015

Arrojas poesía y fideos de colores al Sur

El ciclo cultural, autogestivo e itinerante que se realiza cada cambio de estación homenajeó a Benito Quinquela Martín en el aniversario de su nacimiento. Esta vez el escenario fue el Cine Teatro Brown. Por Luis Miguel Rivas (*)

Arrojas poesa y fideos de colores al Sur

 

Esa noche me sentí viviendo en todos los tiempos a la vez. Era el aniversario del nacimiento de Benito Quinquela, ocurrido en 1890; celebrado el 21 de marzo del 2015, en el Brown, un teatro construido en 1883; al que asistieron personas de todas las edades, reunidas alrededor de asuntos sin edad ni tiempo: la música y la poesía. Era la edición especial de Arrojas Poesías al Sur, un evento cultural, autogestivo e itinerante que se realiza en los cambios de estación y en el que artistas, poetas y organizaciones sociales y culturales de los barrios de La Boca y Barracas ofician de anfitriones de poetas y artistas de otros territorios. En esta ocasión estuvo dedicado a Benito Quinquela Martin, en el día de su santo. Una mezcla de santo y pintor reunidos fue la imagen del evento; la pintura de Alejandra Fenochio, en la que aparece Quinquela con una aura divina hecha de tornillos, presidió la noche y acompañó a los invitados en forma de estampitas de devoción repartidas en todas las mesas.

 
Un evento cruzado por la memoria. Pero no una memoria de museo, armada con recuerdos almidonados; sino la memoria viva del barrio de La Boca, una comunidad sufrida, compleja, guerrera, señalada, marginada, potente, en donde han florecido espíritus de la altura de Quinquela, por poner un solo ejemplo; y cuya realidad está a millones de años luz de lo que transmiten estampas turísticas y prejuicios sociales. Se evocó a Benito: la historia de sus almuerzos de fideos de colores en los que imponía la orden del tornillo, su compromiso con el prójimo, la gran obra que hizo en el barrio, su personalidad generosa que lo convirtió en un referente de respeto y veneración. A tal punto que la poeta María del Carmen Colombo me contó a la salida del teatro que, cuando era adolescente y vivía en el barrio, no se bancaba la devoción de la gente por Quinquela y que le parecía una soberana boludez ensalzar tanto a alguien; pero que luego de muchos años, cuando dejó de ver la vida en blanco y negro, comprendió la dimensión de esa persona; y esa noche estaba allí, después de haber cruzado la ciudad desde un polo opuesto para leer en el aniversario del hombre que le había molestado tanto.
 
Con las lecturas de María del Carmen, Rodolfo Edwards y Amelia Boselli, vino una oleada de imágenes de tres generaciones boquenses: las calles a medio asfaltar; destellos del sol ardiente en las coloridas y precarias fachadas metálicas de las casas, la hinchada del fútbol, el frío insoportable del invierno en los conventillos; dos naranjas que pasan flotando ante la mirada atónita de una niña que ve naufragar su casa.
 
Y además de La Boca, estaban presentes otros sures: el poeta Enrique Solina, de Monserrat, con sus poemas sacros, leídos en homenaje a San Benito; y el Frente de Artistas del hospital Borda, los “sureños sociales”, como dijo al presentarlos Marta Miranda, representante de Transpoesía Argentina, uno de los colaboradores del evento junto con Eloísa Cartonera. Los invitados del Borda leyeron haikus, como fogonazos de libertad robada a un confinamiento absurdo; y su presentación terminó con un poema escrito por una paciente del hospital en el que dice a los visitantes que no se asusten, que no crean que ella es todo eso que temen y desprecian, y que estén tranquilos, pero que cuando se vuelvan a ir por favor dejen los cigarrillos.
 
Y entre todas las lecturas, recuerdos y memorias estuvo la música reuniendo todos los tiempos: canciones del dúo Ducca-Boscariol, cantando la vida con una voz prodigiosa; y Pedro Conde acompañado del sonido eterno de la percusión…
 
Toda esa atmósfera de libertad y poesía, organizada por Marta Sacco y Zulma Ducca, las cabezas de Arrojas Poesía al Sur, hizo que el 21 de marzo del 2015 haya quedado acuñado en mi memoria como un momento imborrable: la noche en que me comí los fideos más, más liberadores, más esperanzadores. La noche en que hubiera querido que me dieran un tornillo para no ponérmelo.
 
(*) Escritor colombiano
Foto: La estampita de San Benito de La Boca, reproducción de una obra de Alejandra Fenochio, se imprimió gracias a la colaboración de ACUMAR.

 

Comentar
Nombre
Email:
Comentario
Validación
Por favor escriba las palabras que ve en la imagen de arriba.

Videos

Destacados

Por la espalda

Por la espalda

EDITORIAL DE LA EDICIÓN DE ENERO DE 2019. POR HORACIO SPALLETTI 

Convencido del rumbo elegido por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el presidente Mauricio Macri no dará marcha atrás con la resolución 956/2018, esa que autoriza a las fuerzas de seguridad a disparar por la espalda sin siquiera dar la voz de alto. Esa que para muchos es un mecanismo de control social extremo de los sectores más desfavorecidos económicamente.

Imprentas del pueblo

Imprentas del pueblo

Así llamó Rodolfo Walsh a las paredes que, desde cada rincón del país, levantan la voz, luchan, denuncian, aman. Y La Boca es uno de esos barrios que de pintadas sabe, y mucho. Con su identidad y su historia empuñando brochas, aerosoles y pinceles, el Tercer Encuentro de Muraleros “Freddy Filete Fernández” sumó otros 30 muros al acervo popular barrial.  Por Facundo Baños

Visibilizar para humanizar

Visibilizar para humanizar

 En las veredas de Buenos Aires, la ciudad más rica del país, viven más de 4 mil personas. Doscientas de ellas, en Barracas y La Boca. Así lo determinó el censo popular realizado en mayo por decenas de organizaciones sociales. El Gobierno porteño reconoce un aumento del 23% el último año, aunque sólo contabiliza 1066 personas en situación de calle. Por Juan Manuel Castro   

EdiciÓn Impresa

Twitter


Agenda Cultural

Diseño y Desarrollo: El Webstudio