Noticias

martes 24, mayo de 2016

Allanamiento violento

Con el objetivo de detener una persona, miembros de la Policía Federal irrumpieron en un conventillo de La Boca donde, de manera “violenta e ilegal”, requisaron viviendas fuera de la orden judicial, precintando a menores y a un adolescente discapacitado. La Procuvin hizo la denuncia, que recayó en el Juzgado Nacional de Instrucción 24. Por Martina Noailles 

Allanamiento violento

“Eran las 6.40 de la mañana y me desperté entre gritos y golpes. Antes de llegar a mi puerta un policía la abre de una patada y me apunta al pecho con un arma. No podía verle la cara porque una luz roja que venía de su casco me obnubilaba”. Mariela relata la escena y si no fuera por sus gestos, cualquiera creería que está contando una película. O una pesadilla. “Mientras me tiene apuntada, otros entran al fondo de mi casa y quieren levantar a mi nene que es discapacitado. Él no entiende lo que pasa, se asusta y llora. Yo les explico que tiene microcefalia, que debe tomar su medicamento. Lo golpean y le atan las manos con un precinto. Les explico que es inofensivo, que puede convulsionar…”, sigue y la consternación se apodera de su cuerpo. Mariela tiene miedo. Su verdadero nombre es otro pero sólo anónima accede a contar lo vivido semanas atrás en el conventillo donde vive. Allí irrumpieron agentes de la División Homicidios y del Grupo G-1 de la Policía Federal en busca de una persona. Y aunque la orden judicial no lo indicaba, entraron con violencia a las viviendas de 14 familias que nada tenían que ver. En pocos minutos, niños y mujeres fueron obligados a tirarse en el piso de sus habitaciones y del patio común como si se tratara de una banda de asesinos seriales. En ningún momento se resistieron. Los policías prometieron volver.

El allanamiento “violento e ilegal” ya fue denunciado ante la Justicia por el fiscal ad hoc de la  Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) José Nebbia. La denuncia penal contra agentes de ambos grupos de la Federal es por su “presunta responsabilidad en un ilegítimo y violento procedimiento llevado a cabo en La Boca, con el objetivo de lograr la detención de un hombre, ordenada por el juez Pablo Raúl Ormaechea, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N°18”.
 
“En ese contexto, los policías –pese a tener conocimiento previo de que el edificio contenía al menos 14 unidades funcionales autónomas- ingresaron y requisaron las distintas viviendas familiares, procediendo de manera violenta e ilegal en cada una de ellas, a pesar de que ni siquiera se encontraban abarcadas o contenidas en la orden judicial”, señala la presentación de la Procuvin que pidió apartar a la Policía Federal de la investigación.
 
El operativo, que no logró detener a quien buscaban porque ni siquiera estaba, duró cerca de dos horas durante las cuales hombres, mujeres, niños y ancianos permanecieron inmovilizados y, en su mayoría, con precintos en sus muñecas. Según los testimonios reunidos por Procuvin, las víctimas indicaron que les negaron la orden de allanamiento y que recién pudieron acceder a la misma cuando uno de los policías dejó olvidada una copia en una de las viviendas. La orden del juez nada decía sobre el ingreso a todas las viviendas del edificio. Cada unidad funcional que es parte del conventillo está claramente señalizada, a tal punto que los servicios llegan de manera individual. Las actas labradas durante el allanamiento también lo reconocieron. Cada jefe de familia firmó papeles donde, escrito a mano por un policía, figuraba el número del departamento al que pertenecían. Por eso, no existe justificación para la irrupción violenta casa por casa.
 
“Prometieron volver con perros hasta lograr detener a esta persona. Yo sólo quiero decirle al juez que tenga en cuenta que acá hay niños y un chico discapacitado. Que por favor no vuelvan a hacerlo”, ruega Mariela aún preocupada por las consecuencias que dejó el allanamiento en su nene discapacitado: “Esa noche no durmió en toda la noche y esto lo sigue afectando hasta ahora. Tuvo que empezar a tomar otra medicación por el miedo. Es un nene muy sensible”. Además de los efectos emocionales, el adolescente sufrió algunos golpes y debió ser atendido en un hospital de la zona.
 
Ni Mariela ni ninguno de los que vivieron la violencia inexplicable de los de uniforme podrán olvidar fácilmente ese día. “Trabajo desde los 11 años. Nunca viví algo así. Ni al peor asesino deben apuntar como me apuntaron a mi”. 
Comentar
Nombre
Email:
Comentario
Validación
Por favor escriba las palabras que ve en la imagen de arriba.

Videos

Destacados

Por la espalda

Por la espalda

EDITORIAL DE LA EDICIÓN DE ENERO DE 2019. POR HORACIO SPALLETTI 

Convencido del rumbo elegido por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el presidente Mauricio Macri no dará marcha atrás con la resolución 956/2018, esa que autoriza a las fuerzas de seguridad a disparar por la espalda sin siquiera dar la voz de alto. Esa que para muchos es un mecanismo de control social extremo de los sectores más desfavorecidos económicamente.

Imprentas del pueblo

Imprentas del pueblo

Así llamó Rodolfo Walsh a las paredes que, desde cada rincón del país, levantan la voz, luchan, denuncian, aman. Y La Boca es uno de esos barrios que de pintadas sabe, y mucho. Con su identidad y su historia empuñando brochas, aerosoles y pinceles, el Tercer Encuentro de Muraleros “Freddy Filete Fernández” sumó otros 30 muros al acervo popular barrial.  Por Facundo Baños

Visibilizar para humanizar

Visibilizar para humanizar

 En las veredas de Buenos Aires, la ciudad más rica del país, viven más de 4 mil personas. Doscientas de ellas, en Barracas y La Boca. Así lo determinó el censo popular realizado en mayo por decenas de organizaciones sociales. El Gobierno porteño reconoce un aumento del 23% el último año, aunque sólo contabiliza 1066 personas en situación de calle. Por Juan Manuel Castro   

EdiciÓn Impresa

Twitter


Agenda Cultural

Diseño y Desarrollo: El Webstudio