Noticias

viernes 6, enero de 2017

Cortar el hilo por lo más delgado

El ministro de Justicia, Germán Garavano, anunció esta semana que discutirán un proyecto para modificar el Régimen Penal Juvenil que incluye la baja de la edad de imputabilidad de 16 a 14 años. En un año electoral y luego de la reacción de los vecinos por el asesinato de Brian en Flores, el Gobierno elije tapar con mano dura la falta de políticas públicas estructurales en materia de seguridad.

Cortar el hilo por lo ms delgado

Hace menos de un mes la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi)  presentó su informe anual donde denuncia que cada 25 horas un pibe es asesinado por las fuerzas de seguridad.  La estadística aumentó desde la asunción de Cambiemos, que ya lleva 259 asesinados.

La contundencia de estos números parece no tener eco en el Gobierno, que vuelve a poner su mirada en la juventud como chivo expiatorio del problema de la inseguridad, mientras continúa el feroz ajuste y se siguen recortando presupuestos en áreas vitales como educación, salud y vivienda.   

"Nos quieren imponer un falso debate legislativo, escondiendo detrás de la biblioteca los cadáveres de miles de pobres. No quieren que veamos que, mientras se mantenga el carácter clasista del sistema judicial y de todo el aparato estatal, los niños pobres seguirán muriendo en los reformatorios", denunciaron desde la Correpi.
 
Mientras el ministro Garavano sostuvo que  "la posición del Gobierno es que hay una situación en esa franja de 15 años que debe ser abordada por la ley, pero en base a consensos con Unicef y todo el arco político", desde la Coordinadora explicaron que con las actuales leyes, ningún pibe, culpable o inocente, es impune si es pobre. "Si tiene más de 16 años, va a juicio como cualquiera, sólo que lo juzga un tribunal que tiene un cartelito en la puerta que dice 'Menores' y, en lugar de ir a una cárcel, va a un instituto, como el Rocca, el San Martín o el Belgrano, donde el mismo cartelito es la única diferencia".
 
"Y si tiene 13, 14 o 15 años, es todavía peor. Es cierto que no se lo juzga ni se le aplica una pena, porque es 'inimputable', pero el juez tiene la potestad de decidir que debe ser internado en algún instituto, o, si tiene suerte, es adicto y hay cupo, en alguna comunidad terapéutica. En uno u otro caso, en algún momento va a salir, abusado, violado, embrutecido, mucho más adicto de lo que entró", agregaron en el Comunicado "El 'derecho' a ser condenados".
 
En su reclamo, la Correpi advirtió que los impulsores de la baja de la edad de imputabilidad "empaquetan con un velo políticamente correcto la sujeción de pibes de 14 años a un régimen penal similar al de los adultos, que ni siquiera excluye el arbitrario procedimiento sumarísimo y sin defensa de la flagrancia".
 
"Imputables o inimputables, hoy las cárceles de niños están llenas, y ninguno es el hijo de un empresario, un político o un funcionario. Esos, cuando cometen un delito, son tan impunes como sus padres", resaltó la Correpi.
Comentar
Nombre
Email:
Comentario
Validación
Por favor escriba las palabras que ve en la imagen de arriba.

Videos

Destacados

Campaña Cuerdas Solidarias

Campaña Cuerdas Solidarias

 CUERDAS SOLIDARIAS

En el marco de nuestro 30 aniversario y en momentos en que se vuelve fundamental tender puentes y sumar fuerzas, Sur Capitalino y Guitarras Camilo Lettieri se unen en un proyecto solidario.
Se trata del sorteo de una guitarra de luthier que donará todo lo recaudado al Profesorado Pueblos de América de la villa 21-24, de Barracas, que asiste a sus alumnes y a la comunidad con alimentos, elementos de higiene y material educativo.

Ni una menos en cuarentena

Ni una menos en cuarentena

El Centro de Justicia de la Mujer registró en mayo un aumento del 240 por ciento, respecto al mismo mes de 2019. El 9% de las agresiones denunciadas en las oficinas de La Boca implicaban un riesgo altísimo para las mujeres que pidieron ayuda y el 26% un riesgo alto.

Por Lucrecia Raimondi

Triste, solitario y final para La Flor de Barracas

Triste, solitario y final para La Flor de Barracas

Cierra sus puertas el querido bar notable de Avenida Suárez y Arcamendia, una de esas esquinas donde se respiraba cultura. “El coronavirus, con la extensa cuarentena que trae como consecuencia, termina de asfixiar nuestra actividad”, informó la familia Cantini a través de un comunicado en sus redes. 

 

EdiciÓn Impresa

Twitter


Agenda Cultural

Diseño y Desarrollo: El Webstudio