Noticias

lunes 9, abril de 2007

Repudio masivo

Tras el asesinato del profesor neuquino, Carlos Fuentealba, miles de personas se movilizaron hoy en todo el país en el marco de un paro conjunto convocado por la CGT y la CTA.

En la Ciudad de Buenos Aires, entidades gremiales agrupadas en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) encabezaron una marcha masiva desde el Obelisco hacia la sede de la Casa de Neuquén, en el marco del paro de 24 horas que realizaron en repudio del asesinato del profesor neuquino.

"Jorge Sobisch es el autor intelectual del asesinato de Carlos Fuentealba", expresó el titular de la CTA y dirigente de CTERA, Hugo Yasky, durante la lectura de un documento elaborado por los gremios y entidades sociales.

Yasky dijo que "no queremos la fotografía del chivo expiatorio, aquí hay responsables políticos, hay ideólogos, los que levantan la mano dura como bandera para reventar a un país a palazos".

En el acto, que finalizó en Plaza de Mayo, el dirigente docente estuvo acompañado por la presidente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, el titular de SUTEBA Roberto Baradel, y el dirigente de la CTA Víctor de Gennaro, entre otros.

La medida de fuerza de la CTA se realizó en forma conjunta con la Confederación General del Trabajo (CGT), que se sumó al repudio por la represión policial ocurrida el miércoles en Neuquén, con un cese de actividades dispuesto entre las 12 y las 13.

Mientras la medida de fuerza de la CTA tuvo alto acatamiento en establecimientos educativos privados y estatales, en todos los niveles, y en universidades del país, el paro de la CGT alcanzó importante adhesión en los gremios que agrupan a trabajadores de servicios públicos.

Los trenes paralizaron el servicio entre las 12 y las 13, al igual que las cinco líneas de subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires que, desde las 10, liberaron los molinetes de las estaciones para permitir que pasajeros viajen gratis.

Por su parte, la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) y la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) adhirieron al cese de actividades dispuesto por la CGT.

En la provincia de Buenos Aires, cuyo gobierno declaró la jornada como "Día de Duelo", los hospitales públicos restringieron la atención a guardias mínimas y urgencias y los afiliados a ATE de la administración bonaerense cumplieron el paro por 24 horas.

Unos 200 actos se realizaron en el país en repudio al asesinato del profesor de física y química, bajo la consigna "Basta de represión a la demanda social, no a la impunidad", y el de mayor concentración se hizo en la capital de Neuquén.

En la capital neuquina unas veinte mil personas marcharon entre el monumento a San Martín y la gobernación para pedir justicia, acusar al gobernador Jorge Sobisch como "responsable" del crimen y reclamar su renuncia. Los manifestantes pintaron de negro las puertas y ventanas de la sede gubernamental en señal de luto, tras lo cual instalaron carpas en la plaza lindera para mantener su reclamo.

La viuda del profesor asesinado cuando participaba de una protesta gremial en demanda de mejoras salariales, Sandra Rodríguez, afirmó que Sobisch "si es tan responsable como dice, sabe que le cabe renunciar". El gobernador neuquino, por su parte, adelantó en una entrevista con el canal provincial de televisión que mañana anunciará "cambios profundos" en el gabinete.

Fuente: DyN