Noticias

miércoles 10, octubre de 2007

Vivienda: una crisis que atraviesa la Ciudad

Ante la multiplicación de asentamientos ilegales en la Ciudad, la defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini, realizó un análisis de la crisis habitacional y resaltó que "el problema es bastante complejo" y que para resolverlo habría que plantear "una solución federal" ya que "no son porteños los que están debajo de una autopista, sino gente que viene del conurbano, y a su vez, muchos llegaron al conurbano viniendo de provincias más pobres".

Resaltó que en el marco de la problemática habitacional se está presentando un nuevo fenómeno que expulsa a las personas de un techo más o menos digno, directamente a la calle. "Los inmuebles ocupados, las pensiones y hoteles están en un proceso de desalojo porque sus dueños quieren reconvertir el lugar en algo más rentable, gracias a la afluencia de turismo", analizó Pierini.
 
En opinión de la Defensora del Pueblo el problema no es únicamente "cuantitativo" sino que manifiesta otro inconveniente: "la imposibilidad de remediarlo a corto plazo".

"Puede existir alguna política inmediata para sacar a la población de un bajo autopista peligroso o del costado del terraplén de las vías, pero con eso lo único que se hace es bajar la fiebre, no cura la enfermedad", aseguró. Y agregó: "Las viejas villas son poblaciones de 20 o 30 años que se han ido asentando en muchos casos en lugares urbanizables y la propuesta oficial ha sido urbanizar. En algunos casos se hizo algo, en otros se viene declamando gobierno tras gobierno y no están urbanizando la totalidad de las villas. Urbanizar quiere decir: cloacas, agua corriente, luz y también incluirlos dentro del sistema. Eso requiere una política continua, una gestión permanente, de obras de infraestructura, de edificación de escuelas, del centro de salud".

Pero el mayor inconveniente se plantea actualmente ante los asentamientos que han proliferado en zonas no urbanizables "por ejemplo al lado de las vías o debajo de una autopista".

"En realidad lo que hay que hacer es sacarlos de allí, pero dónde se los lleva es el mayor problema", reconoció Pierini. "No son porteños los que están debajo de una autopista, son personas que vienen del conurbano, y a su vez, muchos llegaron al conurbano viniendo de provincias más pobres. La enfermedad no es exclusiva de un distrito y la solución tiene que venir federalmente", agregó.

Y finalizando su análisis resaltó: "Lo importante es que se vea que cuando un problema responde a determinadas causas, no basta con atacar la fiebre. Si vamos con los camiones a desalojar y a darles subsidios no se resuelve nada".

Fuente: Noticias Urbanas