Noticias

miércoles 8, octubre de 2008

Al final lo hacharon

A escasas horas de la movilización vecinal en apoyo al hospital público y a la gestión de Donato Spaccavento al frente del hospital Argerich, en una dudosa maniobra, el ejecutivo porteño decidió desplazar al director de sus funciones.

Durante la manifestación vecinal el desplazado director hizo públicas las numerosas irregularidades que afronta la institución, sobre todo en lo concerniente a la falta insumos que hacen imposible el normal desenvolvimiento de las actividades. Sin embargo y ante las distintas denuncias de pacientes y personal que trabaja en los 33 hospitales porteños sobre la crítica situación de los hospitales públicos, causa extrañeza, por no decir vergüenza, que sus directores no salgan a denunciar la problemática que nadie conoce mejor que ellos.

Las autoridades del gobierno porteño señalaron que no hubo intencionalidad política en el desplazamiento de Spaccavento  que en la última campaña electoral acompaño a Daniel Filmus.  Al buscar explicaciones el ex director dijo “creo que por un lado buscan sacarme del concurso pero hay muchas causas en el medio. Yo soy uno de los pocos directores que conté los problemas que sufren los hospitales, principalmente en la falta de insumos” y agregó “ si uno no puede salir a decir lo que dicen los propios funcionarios del gobierno, ni se me da una explicación cabal sobre los motivos de mi renuncia, no es transparente y se torna en algo irregular” a lo que luego consideró “esto obedece más a las denuncias públicas sobre la situación crítica de la salud en la Ciudad de Buenos Aires, más que por mi pertenencia partidaria, incluso podría decir que claramente podría ser por mi posición frente a la privatización de los hospitales”.

En tanto desde el ejecutivo porteño, el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, argumento que tanto el desplazamiento del doctor Spaccavento como el del director del hospital Muñiz, José Mármol tuvieran intencionalidad política. En el caso del ex director del hospital Muñiz, la renuncia se le habría aceptado por encontrarse el médico en edad para jubilarse. Mientras tanto en el caso del ahora ex director del hospital Argerich las dudas quedaron flotando y se espera que con el correr de la semana se puedan ir despejando.

Horacio Spalletti