Noticias

lunes 5, enero de 2009

Los trabajadores de Indugraf continúan la lucha

Luego de 20 días de ocupación, los trabajadores de la gráfica se manifestarán esta tarde en la sede del Ministerio de Trabajo para reclamar su intermediación en el conflicto y la anulación del desalojo ordenado por la fiscalía 10. Mientras tanto, mantienen la vigilia en la puerta de la planta ubicada en Parque Patricios.

El 24 de noviembre pasado, Juan Carlos Martínez e hijos decidieron clausurar el taller gráfico de la calle Sánchez de Loria 2251 de Parque Patricios.  Los 90 trabajadores que desarrolaban sus tareas en la planta  se enteraron a través de un telegrama del cierre de la gráfica y de su inminente despido.

El telegrama indicaba que a principios de octubre la empresa había pedido al Ministerio de Trabajo el Procedimiento Preventivo de Crisis, haciendo mención a la “crisis financiera mundial”. Sin embargo, para Vicente Narváez, delegado de los trabajadores, “esto de la crisis les vino justo como excusa pero no tiene nada que ver, los problemas vienen desde hace varios años, en los que tuvimos que hacer 4 paros por diferentes reclamos: por mejoras salariales, por despidos, falta de ropa o insumos, mal estado de las máquinas... el último fue hace 3 meses por atraso en los pagos. Igualmente se venía trabajando las 24 horas con dos turnos de 12 horas y la empresa factura muchísimo”.

Indugraf SA se dedica, desde hace 30 años, a la impresión y encuadernación de libros y manuales principalmente escolares. Su dueño es Juan Carlos Martínez, pero desde hace años está manejada por sus hijos Carlos y Jorge, quienes según informaron los trabajadores “no responden los llamados telefónicos ni dan señales de vida”.

Tras la falta de respuestas de la patronal, los trabajadores decidieron ocupar el taller para defender su fuente de trabajo. Ante esta situación, los dueños presentaron una denuncia por “usurpación” y la Fiscalía 10 de la Ciudad ordenó el desalojo para el viernes 2 de enero.

Desde ese momento, los trabajadores mantienen la vigilia en la puerta del taller para frenar la expulsión y poder seguir impulsando la gestión de la fábrica.

El objetivo de la reunión de esta tarde es logar la intermediación del Ministerio para que se levante el cargo de usurpación presentado por la empresa y así evitar el desalojo de la planta que actualmente se encuentra en manos de los trabajadores. Los obreros reclaman la intervención del estado ya sea a través de subsidios o haciéndose cargo de la empresa para que los compañeros pongan inmediatamente a producir la planta.

También tienen pensado organizar un festival en la puerta de la empresa el próximo sábado 10 de enero y que la se marcha que cada año recorre el barrio en recordación de la "semana trágica" culmine en Indugraf.

Reproducimos el comunicado de los trabajadores de Indugraf

Nos encontramos luchando contra el cierre de la fábrica, objeto de un vaciamiento fraudulento, y contra un inminente desalojo ordenado por la fiscalía Nº 10 de la Ciudad de Bs. As. Para el viernes 2 de enero.

A la incertidumbre sobre nuestro futuro laboral y el pan para nuestros hijos, con el que estamos pasando estas fiestas en la puerta de la fábrica, ahora tenemos que soportar el avance represivo de un fiscal que en tres oportunidades se negó a recibir a los trabajadores, mientras ahora se muestra tan solícito a los intereses de la patronal vaciadora.

Pretenden penalizar un conflicto laboral, reprimir el justo reclamo de 90 familias por su trabajo y su crédito laboral, y en definitiva desencadenar una situación violenta, mientras al mismo tiempo, en una entrevista de los trabajadores con Jorge Schuster, jefe de gabinete del Ministerio de Trabajo, se ha abierto una negociación tendiente a asegurar a continuidad de la fuente de trabajo.

Los gráficos de Indugraf desde hace 20 días custodiamos el establecimiento que la patronal abandonó después de acumular una enorme deuda por salarios atrasados, aportes jubilatorios y de obra social, pretendiendo ahora dejarnos en la calle, sin siquiera la indemnización a trabajadores que en algunos casos superan los 25 años de antigüedad.

El fiscal debería dejar en paz a los trabajadores y actuar duramente contra este vaciador que deja noventa familias en la calle, y cierra una fuente de producción cultural como Indugraf que imprimía hasta hace pocas semanas libros y manuales escolares en alta calidad.

Reclamamos al estado que se arbitren los medios necesarios para la reapertura inmediata de nuestra fuente de trabajo con todos los trabajadores adentro y respetando nuestras condiciones de laborales. Llamamos a toda la población a rodear de solidaridad, abrazando la fábrica este viernes 2 de enero ante el inminente desalojo, y a los medios informativos a hacerse presentes y difundir esta situación.

¡Ni una familia en la calle, ni un libro menos, ni una fabrica cerrada!

Queremos trabajar, no desalojos ni represión.

Fuente: Agencia de Noticias Rodolfo Walsh