Noticias

jueves 28, enero de 2010

PROmoviendo el uso de la bicicleta

El Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad avanza con la finalización de la red de bicisendas y ciclovías que tendrán en total 25 kilómetros.  El corredor Norte se extenderá desde Plaza Italia y Retiro, y el corredor Sur,  desde Retiro hasta La Boca, pasando por Parque Lezama.
 

Como en las principales ciudades del mundo, la ampliación de la red de bicisendas y ciclovías tiene como objetivo fomentar el uso de la bicicleta y el paulatino abandono del automóvil para trasladarse en el ámbito capitalino. "La idea es que pronto mucha gente se anime a andar en bicicleta, la que va al trabajo o a estudiar. Para ello estamos construyendo más ciclovías y bicisendas que nos va a permitir trasladarnos mucho más rápido por la Ciudad", señaló el jefe de Gobierno Mauricio Macri luego de recorrer parte de la red.

La utilización de bicicletas por sendas seguras constituye una de las patas del proyecto que puso en marcha el Gobierno porteño para agilizar el tránsito en la Ciudad y mejorar la calidad del medioambiente, junto con la puesta en marcha de los Buses Rápidos (BRT) y los carriles preferenciales para el transporte público.

El objetivo es darles a vecinos la opción de trasladarse por ese medio y en forma segura en las zonas de intenso tránsito vehicular.

El Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad también prevé la construcción de dos ciclovías, una por la calle Virrey Cevallos y la otra por Rincón, que unirán la zona del Congreso con Constitución.

En pocos días comenzará la instalación de la ciclovía por la calle Virrey Liniers que articulará Boedo con el Distrito Tecnológico de Parque de los Patricios, con el objetivo de llegar a los 60 kilómetros de carriles preferenciales para los ciclistas en lo que resta del año.

Durante la Conferencia de Partes sobre Cambio Climático, que se realizó en diciembre pasado en Copenhague, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, expuso el Plan Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires a través del cual se estima una disminución del 30% de la emisión de gases de efecto invernadero para el 2030.

En el marco de ese plan, se incluye la utilización masiva de la bicicleta como una de las herramientas para mejorar el medioambiente y combatir el sedentarismo, reemplazando el uso del automóvil, que es una de las principales fuentes de contaminación urbana.