Noticias

martes 21, septiembre de 2010

Se suspendió la reunión de la Comisión Investigadora

La Comisión Investigadora no pudo llevar a cabo la primera ronda de declaraciones  con los testigos citados para establecer la responsabilidad política del Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, en la causa que investiga las escuchas ilegales.  A la ausencia de los funcionarios macristas, se sumó el faltazo generalizado de los testigos.
 

La Comisión debía interrogar ayer a los primeros testigos citados para  dilucidar los detalles de la contratación de Ciro James por parte del Gobierno porteño.  Como parte de esta primera ronda se esperaban los testimonios del rector de la Universidad de La Matanza, Daniel Martínez, y de funcionarios de esa casa de estudios de donde habría surgido la recomendación.

La séptima reunión de la Comisión estaba convocada para las 11 en el Salón Montevideo del Parlamento de la Ciudad, donde los 17 diputados que conforman el cuerpo investigador darían an inicio a la escucha de los testimonios. Sin embargo, la ausencia de todos los citados  hizo que no se pudiera empezar con las preguntas.

En esta primera etapa se buscaba establecer las condiciones que permitieron el ingreso en 2008 de James al Ministerio de Educación de la Ciudad, recomendado por la Universidad de La Matanza y con un contrato de seis mil pesos mensuales.

Las primeras ausencias confirmadas fueron las del Fiscal General del Ministerio Público porteño, Germán Garavano; y el secretario de Política Criminal del Ministerio Público Fiscal, Agustín Gamboa; quienes a través de una nota enviada al titular de la CIE, Martín Hourest, se excusaron de concurrir.

También había declinado de asistir el rector de la Universidad de Tres de Febrero, Aníbal Jozami, dado que está fuera del país.

Aún así, se esperaba la presencia del rector de la Universidad de La Matanza; Daniel Martínez; y los funcionarios de esa casa de altos estudios:  Alejandro Finochiaro, Fernando Luján Acosta y Cristian Cabral, pero a último momento también decidieron no presentarse.

Fuente: Página 12