Noticias

martes 4, diciembre de 2012

Aprueban el proyecto para recuperar la confitería "El Molino"

El Senado dio media sanción al proyecto de ley, impulsado por el senador Samuel Cabanchik de ProBAfe, que contempla declarar de utilidad pública y sujetos a expropiación los bienes muebles e instalaciones originales del lugar.

Aprueban el proyecto para recuperar la confitera

A propósito de esta iniciativa que tuvo giro inmediato a la Cámara de Diputados, el legislador expresó: “Comenzamos a recorrer el camino hacia la recuperación de un sitio emblemático de la Ciudad de Buenos Aires y muy emparentado a la vida de nuestro Congreso Nacional. Volver a tener pronto en funcionamiento la Confitería Del Molino será un orgullo no solo de los porteños, sino de todos los argentinos”.

 
La propuesta aprobada por unanimidad por el Senado de la Nación señala que concluido el proceso de expropiación, el Poder Ejecutivo Nacional le transferirá sin cargo al Congreso el inmueble de la Confitería Del Molino.
 
La emblemática esquina de Rivadavia y Callao será destinada entre otras actividades al establecimiento de un centro cultural denominado “De las Aspas”, consagrado a difundir y exhibir obras de jóvenes artistas. Habrá un museo dedicado a la historia de la tradicional confitería en el contexto de la vida cívica, parlamentaria y democrática de nuestro país. La planta baja, los subsuelos y el primer piso serán concesionados para su uso como confitería y restaurante.
 
El Molino abrió sus puertas en 1821, primero en la esquina de las Torres y Somavilla y luego en Rivadavia y Rodríguez Peña. En 1905, cuando se construía la Plaza de los Dos Congresos, se trasladó a su actual ubicación, en la esquina de Rivadavia y Callao.
 
El nuevo edificio, inaugurado en 1917, fue proyectado y construido por el arquitecto italiano Francisco Tereso Gianotti e incluye también los tres subsuelos donde se producía y fabricaba la pastelería que luego se ofrecía a los comensales.
 
Cono los años, la confitería se convirtió en lugar de reunión de legisladores y de destacados personajes de la cultura porteña como Oliverio Girondo, Roberto Arlt, Enrique Santos Discépolo, Homero Manzi, Aníbal Troilo, Tita Merello, Carlos Gardel, Irineo Leguizamo, Alfredo Palacios, Olinda Bozán y Amado Nervo.
 
El Molino cerró sus puertas por vacaciones un 24 de enero de 1997 y, a pesar de reiterados intentos, no volvió a abrirlas desde entonces.