Noticias

martes 18, junio de 2013

Secundarios: una reforma a contramano de la Historia

 Legisladores, sindicalistas, profesores de historia, investigadores y estudiantes, rechazaron el prediseño curricular enviado por el gobierno porteño a las escuelas medias que, entre sus puntos más polémicos,  elimina la obligatoriedad de la materia Historia para el cuarto y quinto año y reduce a 10 las 158 orientaciones que actualmente se dictan en los secundarios porteños.  

Secundarios: una reforma a contramano de la Historia
“El nuevo diseño curricular de Historia enviado por la ciudad a las escuelas para debatir, va a contramano del rumbo del país, que este año implementó el voto a los 16 años y quita el estudio de historia argentina y latinoamericana en los años quinto y sexto de la secundaria”, remarcó Enrique Vázquez, vicerrector de la escuela Nicolás Avellaneda.
 
Por su parte, el legislador Francisco Nenna, manifestó que el jefe de gobierno “destruye con este diseño curricular no solo a la educación secundaria sino la formación en historia de estos jóvenes y en esto hay un trasfondo ideológico en el que el gobierno porteño busca deslindar responsabilidades”.
 
El 15 de mayo pasado el gobierno de Maurcio Macri envió a las escuelas secundarias porteñas un prediseño curricular de lo que denominó la “Nueva Escuela Secundaria de Calidad” (NESC), con el propósito de que se debata en nueve jornadas de reflexión e implementar los cambios a partir de marzo del 2014.
 
La implementación de estas modificaciones obedecen a una disposición del Consejo Federal de Educación que estableció en el año 2009 núcleos de aprendizaje prioritarios que las provincias debían aplicar en forma paulatina para que todos los chicos de la escuela secundaria aprendan los mismos temas.  No obstante, la resolución del Consejo establece que cada jurisdicción toma su propia determinación sobre la forma en que se adecuarán a los lineamientos establecidos en la disposición 93 del año 2009.
 
En la ciudad de Buenos Aires existían numerosas regímenes curriculares especiales u orientaciones antes de la resolución de 2009, lo que lleva a la implementación de cambios en los diseños curriculares.  De aplicarse el prediseño propuesto por el gobierno porteño, de las 158 orientaciones que actualmente se dictan en las escuelas medias porteñas, quedarían en pie sólo 10: Comunicación, Economía y Administración, Educación Física, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Informática, Arte, Agraria, Turismo y Lengua. De ese modo, se perderían especializaciones claves como, por ejemplo, la de los bachilleres pedagógicos y con orientación docente.
 
Además, Vázquez destacó que en los diseños enviados “se enseña Historia en primero, segundo y tercer año, y se elimina como asignatura en cuarto y quinto, para dar los contenidos en forma de talleres y seminarios”.
 
El profesor destacó además que también se planea retirar “Biología” de los años superiores, al igual que “Geografía”, lo que equivale ir en otro rumbo de lo que se pretende en el país, en donde se apuesta por la producción, para lo cual la enseñanza de estas asignaturas son muy importantes”.
 
Según Nenna “la responsabilidad de esto es absolutamente de la ciudad, la ley nacional de educación garantizó la unificación del sistema educativo y el reconocimiento de los títulos, lo que quiere es vaciar la educación secundaria con esta iniciativa y transformar la historia en un lugar de taller”.
 
Claudia Cabrera, profesora de historia del Instituto Joaquín V. González, destacó que “el gobierno de la ciudad pretende hacernos creer que esto es parte de la resolución del Consejo federal y no es así, lo que hace Macri es retroceder en el marco de los grandes acuerdos y retirar asignaturas como Historia o Formación Cívica y ciudadana, lo cual tiene un claro tinte ideológico”.
 
Vazquez precisó que “aquí hay un derecho que se vulnera que es el de tener una educación para la historia de calidad y esto es particularmente grave. Lo que nos preocupa es el modo en el que se quiere implementar en la ciudad, ya que hasta el momento nos sabemos los motivos y fundamentos académicos de esta reforma”.
 
La convocatoria realizada por profesores del Nicolás Avellaneda, recogió adhesiones en los periodistas Osvaldo Bayer, Hernán Brienza,, en legisladores como María Elena Naddeo, Laura Garcia Tuñón y Virginia Gonzalez Gass y en sindicatos como la Unión de Trabajadores de al Educación (UTE) y Ademys, informaron los organizadores.
 
También se plegaron a la protesta historiadores como Felipe Pigna, el director de la carrera de historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA Marcelo Campagno, Carlos Acuña Director del Programa Estado y Políticas Públicas de la UNSAM, profesores y autoridades del Instituto Joaquín V. González e investigadores del CONICET.
 
En el prediseño curricular tanto Historia como Geografía sumarán siete horas cátedra semanales por año de estudio en los tres primeros años de la escuela secundaria y queda eliminada como asignatura en cuarto y quinto año.
 
En los dos últimos años se propone enseñar Matemática, Literatura, Lengua extranjera y física con actividades experimentales -cada una de las con cuatro horas semanales cada una- y educación Física y Ciudadanía Política y Trabajo con tres horas. Como optativa se incluye Ciencias Sociales -en lo que estaría incluida historia- sólo en cuarto año y se elimina en quinto. 
 
Los gremios docentes y los centros de estudiantes más activos de la Ciudad manifestaron su rechazo a la propuesta del gobierno con mesas de debate en los colegios, como en el Nicolás Avellaneda y en el Mariano Acosta, y al menos dos marchas convocadas por las organizaciones estudiantiles, que tienen previsto volver a movilizarse el próximo 28 de junio. 
 
Fuente: Télam