Noticias

miércoles 15, mayo de 2019

La subsede Suárez seguirá cerrada

La subsede Surez seguir cerrada

El 1 de febrero pasado, el techo de la subsede comunal de Barracas se desplomó sobre la sala principal. No fue una tragedia tan sólo porque hacía apenas un ratito había cerrado y no quedaba público. Desde entonces, la oficina de atención descentralizada se encuentra cerrada. Según señaló por esos días la presidenta de la Comuna 4, Carolina Romero, la subsede reabriría unos 60 días después. Sin embargo, ya pasaron más de tres meses y ni noticias de las obras en el edificio de Suárez 2032.

 
Por eso, Sur Capitalino consultó a la Secretaría de Atención y Gestión Ciudadana desde donde informaron que dado “que las tormentas en Buenos Aires son cada vez más intensas y que el edificio de la subsede 4, de por sí antiguo, requiere una intervención estructural importante, hemos tomado lo ocurrido como una oportunidad para dotar a la comuna de un edificio que tendrá mayor espacio y más comodidades”. En ese sentido, señalaron que “la obra final tomará un tiempo importante que aún no podemos precisar”. Lo que sí pueden informar, dijeron, fue que sus “proyectistas están trabajando en una intervención que supone, además, la aprobación de otros organismos”.
 
La ausencia de fecha de reapertura preocupa, sobre todo si se confirma la información que un asesor legal de la secretaría dio, casi al pasar, en la última reunión de Junta Comunal. Según pudo reconstruir Sur Capitalino, el funcionario señaló –ante la mirada perpleja de la presidenta Romero- que la idea era dar marcha atrás con el proyecto de reparación del techo de Suárez e implementar un plan más ambicioso que incluiría trasladar la sede de Pompeya a Barracas y unificar allí la atención. Este proyecto podría estar detrás de la respuesta oficial que acaba de dar la Secretaría. 
 
El tema central es qué solución brindará la Ciudad mientras dure la obra. Por ahora, la atención del Registro Civil, Infracciones, Licencias, AGIP, Becas, Defensa al Consumidor, entre tantas otras que se realizaban en la sede de Suárez, sólo se podrán efectuar en las sedes de otras comunas que, obviamente, están lejos de los vecinos. Por eso, en aquella reunión del 25 de abril, los comuneros solicitaron, por escrito, se considere la posibilidad de atender a los ciudadanos en alguna de las dependencias gubernamentales que funcionan en La Boca como el Ministerio de Seguridad, el Palacio Lezama o el IVC.
 
Por otra parte, y no menor, las y los trabajadores que cumplían sus labores en Barracas fueron repartidos en distintas dependencias, algunas lejanas, sin espacio para ellos ni información sobre cuál será su destino en los próximos meses.