Noticias

lunes 13, febrero de 2006

Los puesteros resisten

Tras la clausura, llevado a cabo por el Gobierno de la ciudad el sábado pasado en el predio de Colegiales conocido como Mercado de Pulgas, los puesteros aún permanecen en el lugar resistiendo la medida.

Con una inversión de $6 millones, el objetivo del gobierno porteño, es la puesta en valor del tradicional predio emplazado en la avenida Alvarez Thomas y Dorrego.

Para poder llevar a cabo las obras necesarias para la recuperación y remodelación del lugar, se decidió el traslado provisorio de los puesteros a otro predio cercano al lugar.

En el mercado, donde funcionan alrededor de 170 puestos, se detectaron graves problemas de seguridad e higiene, instalaciones eléctricas en mal estado, falta de matafuegos y salidas de emergencias.

Según los puesteros, los problemas de seguridad del edificio podían solucionarse sin necesidad de desalojar el lugar.

Desde el gobierno, aseguran, que esto no es factible y que se han firmado convenios con cada puestero como garantía de que el traslado es de carácter provisorio.

Incluso, señalan, que se brindó la posibilidad de costear los cargos del depósito de la mercadería y la mudanza al otro predio.

Sin embargo, después de resistir un primer intento de desalojo en enero, los puesteros afirman que la Ciudad no les entrega un compromiso escrito donde conste que regresarán al galpón original.

Hasta últimas horas de está tarde un grupo de trabajadores continuaba resistiendo bajo la consigna de “No al Shopping”, de no arribar a una solución mediante el dialogo, el gobierno procederá al desalojo del predio.